Berenjena ¡atención a su cocción!

La berenjena es una hortaliza multifacética ya que puede incorporarse a un sinfín de recetas de cocina, sin embargo la berenjena exige una buena cocción para así evitar cualquier tipo de problema de salud.

Un perfecto reemplazante de la carne por su textura y saciedad, si te has decidido a cultivar berenjenas y a cosecharlas… recuerda de cocinarlas bien.

La berenjena pertenece a la familia de las solanáceas, nombre que reposa en una sustancia tóxica que forma parte de su composición fisiológica: la solanina. Esta sustancia está compuesta por un alcaloide que trae problemas a la salud (vómitos, migrañas, diarrea, etc.)

Si bien la cantidad de solanina en la berenjena es baja, se recomienda no comer la berenjena cruda. Existen remedios y preparados medicinales naturales, como el zumo de berenjena para tratar problemas de sobrepeso, que no implican contraindicación alguna.

¿Un curiosidad? En la Antigüedad, la berenjena era conocida como Solanum insanum y era considerada culpable de altas fiebres y diversas crisis epilépticas y de locura. De ahí que su nombre alegaba a lo “insano”, “inapropiado”… Esto se debía a la falta de conocimiento a la hora de su consumo, de cocción.

La berenjena es una verdura muy versátil, que ofrece un amplio abanico de técnicas de cocción: asada, frita, rebozada, al vapor, al horno. Recuerda un buen consejo: Nunca debes comerla cruda.

Si quieres cultivar berenjena en tu huerto en casa, sigue nuestras recomendaciones.

Recommended Posts

Leave a Comment